drktorch1.gif (13497 bytes)filigrjosn.gif (5851 bytes)drktorch1.gif (13497 bytes)

profvivcamic.gif (1592 bytes)

 

4. Anahata

  qua-chakra.gif (6637 bytes)

Este chakra está situado cerca del corazón y posee analogía con la glándula endocrina llamada timo.

  Cuando está activado estimula la vitalidad y la actividad en el cerebro, tonifica el sistema glandular y activa la secreción interna.
Es el centro de las emociones superiores o depuradas, otorga la sabiduría divina, la estabilidad, la paciencia y el equilibrio mental ante el sufrimiento o el placer.

Está relacionado con el del plexo solar por que ambos son emocionales y cuando se agita uno afecta al otro, por eso las emociones negativas tienen efecto pernicioso sobre el corazón.


Pasar del plexo solar al cardíaco es cambiar el sentido del "yo" y reconocer que va más allá de la definición.
En su aspecto trascendental es la fuente de luz-amor, no solo humana sino Divina, que en el Nuevo Testamento se describe como "ríos de agua de vida".


La glándula del timo está ubicada sobre el chakra del corazón y es la responsable del sistema inmunológico del cuerpo físico, por eso si la energía de este chakra está bloqueada la función de esta glándula también lo estará y el sistema inmunológico será suprimido.


Es la puerta al cuerpo astral y regula la calidad y las interacciones de alegría, dolor, temor e ira.
De estar bloqueado el chakra no permitiría el fluir normal de las emociones y la persona se alteraría, tendría dificultad de permanecer equilibrada por que la energía no podría fluir del cuerpo físico a los cuerpos sutiles.
Se lo llama la puerta del alma, donde mora Dios, donde todo su amor se deposita, aunque no lo amemos a él, El nos ama y tiene acceso a la persona en su multiplicidad.

Como centro energético es el que se localiza en el medio del ciclo septenario de los chakras. Precisamente ello posee claras analogías con sus virtudes, poderes y atributos, los cuales se encuentran en conexión con la idea de equilibrio, armonía, fusión, amor, suavización, etc.

La relación planetaria de Anahata es con el planeta Venus y su elemento es el cobre, el cual utilizamos precisamente como material conductor.

El centro del corazón posee relación directa con la capacidad de amor, de felicidad, de sensibilidad artística y de paz en el ser humano. Su despertar permite el estar en equilibrio con las circunstancias y con uno mismo. Se ha dicho que el ser humano ha de ir despertando progresivamente la energía que reside o radica en la base de la columna vertebral, para ascenderla hacia los restantes chakras uno por uno pero, en cualquier caso, hay personas que poseen un mayor desarrollo en alguno o algunos de sus chakras.

El ser humano por lo general recibe en forma de choques, problemas y apuros los embates de las fuerzas circundantes.

Anahata y Venus posibilitan la canalización adecuada de esas energías, consiguiendo el preciado equilibrio y armonización entre el microcosmos (interioridad humana) en sus niveles físico, emocional, mental y espiritual, por un lado, y el macrocosmos (universo externo), por el otro.

Es bien conocido en magia el efecto de contacto, de enchufe, de chispazo, de pirámide, etc. según el cual la unión armónica entre las energías concretas (terrestres) y las abstractas (celestes) produce un efecto de luz, al igual que sucede con los dos polos de la corriente. Pero igualmente hay que entender que la unión de los dos polos de la corriente puede producir tanto luz y trabajo como también un correntazo, dependiendo del uso que se le de a esa energía.

Anahata da la capacidad de balancear las diferentes situaciones y de conseguir lo que poseen los árboles para soportar la fuerza del viento: un punto medio entre la dureza y la flexibilidad.

La armonía de movimientos, la sonrisa, la imagen personal, la moderación, el sentido común, etc. son cualidades venusinas.

Pero en el plano de la psicología profunda Anahata da la posibilidad de elevar y equilibrar las energías de carácter enfermizo, morboso y negativo: la curación de ciertas enfermedades, la autocuración, la invisibilidad psíquica en las circunstancias que lo requieren, la posibilidad de "limpiar" los ambientes psíquicos, la comunicación con los animales y con las plantas, etc. son algunos elementos que indican que Anahata produce la introducción en el domino, maestría o manejo de la magia.

No podemos pasar por alto el simbolismo del corazón para todas las culturas antiguas y para los diferentes sistemas esotéricos y parapsicológicos. El corazón de los enamorados, el Sagrado Corazón de Jesús, el corazón de piedra, etc. son algunos de los conceptos o ideas que solemos manejar en torno el cuarto centro de energía.

 

 

CUALIDADES: existencia del ser, amor, alegría, gozo espiritual, confianza, seguridad, respeto, sinceridad, desapego.
ORGANOS: corazón, pulmones.sangre, sistema circulatorio, glándula timo, bronquios y aparato
respiratorio, y nervio vago

CORRESPONDENCIA: N 12, rojo rubí, viernes, aire, rubí, Venus.
RAYO: rosa, doce pétalos.
VIRTUDES: simpatía, tolerancia, devoción, exactitud, energía y sentido común.
MANTRA: TIUNG-SUNG

 

Cuando este chakra está desequilibrado, la persona puede sentir
Rabia, depresión, angustia, irritación.

Si se encuentra cerrado no somos capaces de amar al completo, ni de preocuparnos por nuestro prójimo, asi como no fluirá energía equilibrada a nuestros cuerpos sutilies. A nivel físico pudiera desencadenar en alcoholismo, falta de amor propio, angina de garganta, angina de pecho, anorexia, ansia, arterioesclerosis, artritis, asma, bronquitis, bulimia, cáncer, problemas de circulación, cólicos biliares, problemas de corazón, diabetes, dolores lumbares, epilepsia, esclerosis múltiple, gota, halitosis, impotencia, inflamaciones en general, leucemia, otitis, pulmones, reumatismos crónicos, sinusitis, y tos.

Bibliografía:
INTRODUCCIÓN A LOS CHAKRAS, Peter Rendel
Descubre los energizadores vitales de la anatomía oculta del hombre.
1979 Editorial EDAF S.A. España.

LOS CHAKRAS, C. W. Leadbeater
Centros magnéticos vitales del ser humano.
1987. Editorial EDAF S.A. España

TERAPIA CHACRA, Keith Sherwood Para el desarrollo personal y la curación.
1990. Editor Luis Cárcamo España.