Logo Tarot Gratis
  • MISTERIOS

MISTERIOSO DESMAYO EN LA AVENIDA ARAGON

Existirá la Vida después de la muerte?

Cuento mi experiencia, de algo, en ese momento, completamente desconocido para mí.

Vivía en esa época (Año 1976) en la calle Roger de Flor y Aragón.

 

Cuando estábamos por cruzar con mi esposo, la calle Aragón, siento que me daba un escalofrío enorme, y una sensación fuerte de muerte.

Me caía, pero sin poder respirar, y como si todas las fuerzas me hubieran abandonado por completo.

Le dije que mi esposo "Carlos, me muero" y él, creyó que lo utilizaba como una expresión común, que solemos tener cuando nos sentimos mal.

Mi madre me había pedido que llamase a mi hermano, desde una cabina, pues no teníamos teléfono en ese momento. Termine de hablar con él, y todo estaba normal.

Me dice "Espera, espera que ya cruzamos y estamos en casa"

Eso fue lo último que escuché.

Automáticamente, como si pasara a un sueño repentino, comienzo a ver colores que giraban en ruedas de color fucsia, celeste, y ocupaban toda mi visión.

Al mismo tiempo, escuchaba un sonido de campanas o algo similar ( nunca he oído algo semejante en la vida) y era un música bellísima, pero nada de lo conocido en "la Tierra".


Cerca de mi oído derecho, sentí una voz grave, profunda, hermosa, tanto como los colores que veía, y la música inexplicable.

Habló mucho ( o al menos eso me pareció) pero lentamente.

La PAZ, la PAZ inconmensurable, infinita, y algo que no me es posible de explicar, me invadía.

Salvo el sonido de esas "campanas" y la voz, todo era silencio.

De pronto, comencé a sentir gritos, a lo lejos, y yo sentí como si saliera hacia atrás, por un túnel algo inasible que me transportaba, y me llevaba otra vez fuera de ese paraíso.

Mientras, seguía oyendo la voz, las campanas, pero al mismo tiempo, escuchaba ya, la voz en grito de las vecinas, y transeúntes, que se escuchaban agitados, preocupados.

Yo sentí que aunque me negaba de salir de ese sitio mágico, hermoso, aunque igual, contra mi voluntad, me seguía deslizando hacia atrás, hacia la vida otra vez.
Al darme cuenta que me iba de ese dulce inenarrable paraíso, me dio un ataque de nervios, y gritaba que no quería salir de allí. Me dio verdadera desesperación.

Los ruidos del transito de la Avenida, me parecía que eran miles, millones de veces mas potentes que lo que siempre me habían parecido como algo natural...

Quedé completamente shockeada, y fue tanto el impacto, que durante ese día, no pude salir de mi cama, asustada por todo el ruido de la vida cotidiana. Y la extrañeza de lo que había vivido...

En ese momento no podía explicarme que había sido, ese pasar tan automático de un día común a ese "sueño" repentino.

No me sentí caer, no escuche nada mas y lo último que oí, fue la voz de mi esposo.

Pregunté a él, como se me había visto en ese desmayo ( había tenido varios siendo mas joven, y jamás había pasado algo semejante)

El respondió gravemente. "Estabas muerta. No respirabas, no tenías pulso, tu rostro, manos, no tenían color. Creímos que habías muerto ".

No hablamos mas de esa anécdota, pero un día, viendo un programa del Dr. Jimenez del Oso, habló de algo que jamás había escuchado. La experiencia de gente que murió por unos minutos. En operaciones, accidentes, etc.

todos coincidían en un luz única, y un túnel, ( que no fue lo que yo "ví".)

Pero algo me llamó poderosamente la atención. Como denominador común, todos hablaron de esa PAZ INDESCRIPTIBLE, honda y total: pero muchos dijeron que se resistieron al volver a la "vida". No querían dejar ese sitio.

 

Con los años, he oído innumerables testimonios, y algunos escucharon una voz especial y maravillosa. Otros vieron el túnel ( los más) Pero no hubo ninguno que no haya experimentado la PAZ TOTAL.

No quiero hacer de esta experiencia algo místico ni mágico, ni pensar que la muerte es eso que viví.

Se que me sucedió, y luego de muchos años, lo cuento a personas que no son de los de mi circulo de amistades, ni familia.

Ayer acaba de fallecer VICTOR SUEIRO, un periodista y ser humano maravilloso que hemos conocido, el cual paso por la misma experiencia.

Muchas veces quise contactarlo para contarle mi experiencia, pero él siempre decía en muchos reportajes, que no le alcanzaba el tiempo atender a tantas y tantas personas que se querían conectar con él para hablarles de la misma vivencia.

Ya no podrá ser ¿o... quizá algún día en ese mismo sitio, podré preguntarle tantas cosas que ahora no pude?

Solo Dios lo sabe...

 

Otros misterios

Misterio del Reloj - Misterio en la casa de Sarriá - Misterioso desmayo - Misterio de la maleta

TAROT TELEFONICO
GOOGLE +
TWITTER
FACEBOOK TAROT JOSNELL