HOROSCOPO MAYA

HOROSCOPO MAYA

Venado

20 septiembre al 17 octubre

Caracteristicas del Venado en el Horoscopo Maya

El signo del Venado en el Horoscopo Maya corresponde a los nacidos entre el 20 de septiembre y el 17 de octubre.

Los Venado son naturalmente uno de los signos de más sensibilidad. Débiles y de notable fragilidad, se atemorizan fácilmente, y podrán mostrar en su exterior su belleza interior.

La forma en la que lucen es meticulosamente tratada y cuidada, se mostrarán de punta en blanco en todo instante.

Así, pasarán mucho tiempo frente a un espejo, arreglando todos los detalles, antes de irse cada mañana. Si se demoran o tardan más de lo previsto para llegar a una reunión o fiesta, podremos decir con seguridad qué es lo que estuvieron haciendo.


También los venado del horoscopo maya, tienen gran facilidad para enfermarse; conviene que se cuiden y estén previstos para ciertas situaciones particulares como por ejemplo, no olvidar el paraguas si se ve que va a llover, a la mínima sospecha de que el clima va a refrescar tener un abrigo con ellos, etc

Hombre y mujer Venado en el Horoscopo Maya

HOROSCOPO MAYA VENADO

Sólo cazadores experimentados podrán conseguir capturarlos; los hombres Venado en el Horoscopo Maya le temen al compromiso, y ni hablar de la idea de casarse. Pese a todo son muy sensible, quizás demasiado, y puede ser que esa sea la razón por la cual les cuesta tanto comprometerse.

Los Venado no estarán tranquilos nunca con respecto a los romances, constantemente se estarán cuestionando si la persona es la adecuada, si no estarán cometiendo un error del cual puedan arrepentirse luego, si en verdad su amor es retribuido, etc. Hay que decirlo; sucede que muchas veces, aunque lo intenten, no pueden controlarse y ser fieles.

La unión de dos personas les parecerá tierna, pero si ellos son una de esas dos no le será tan grandiosa. Ven a la pareja como si fuera la cárcel, como si se encontraran encerrados entre barrotes sacrificando su libertad.

Los Venado en el Horoscopo Maya piensan que el amor es algo demasiado hermoso como para limitarlo, y desean brindárselo a todo el mundo... al mismo tiempo.

¿Estás tras un hombre que nació bajo este signo, Venado? Como primera recomendación, se aconseja ser paciente. Silenciosos y sutiles hay que acercarse a ellos, para que no adviertan nuestras intenciones y que no huyan.

Ir de a poco acostumbrándolos a nuestro ritmo, que se acostumbren a la situación. Cuando esto ya esté hecho, tendremos frente a nuestros ojos a un hombre realmente afectuoso, que nos mimará y cuidará. Si lo cuidamos nosotros también, se construirá una relación bellísima y duradera, que todos envidiarán.

La mujer venado en el Horoscopo Maya , es siempre delicada y prolija, sus coqueterías forman parte de su vida cotidianas. Bien maquillada, de una forma natural y no sobrecargada, luciendo bella y pulcra.

No van a permitir que absolutamente nadie las vea desarregladas o de entre casa, porque ellas tienen un sentido de la estética y el mismo no les permite lucir mal ante ninguna persona. El cuidado que tienen al producirse es comparable al de un modelo siendo preparado para una sesión de fotos o un desfile.

La mujer Venado en el Horoscopo Maya , conoce de moda, de combinaciones y colores, e implementan todos estos conocimientos día a día.Tan sentimentales como sólo ellas son, sus almas de poetisas hallarán en lo común, hermosas metáforas que hablen de amor, porque este es el sentimiento más importante para las Venado.

Sus preocupaciones y alegrías siempre estarán ligadas con aquellos seres especiales que ellas aprecian tanto. Buscará una pareja para casarse con ella, le dará todo su amor y adorará charlar con ella y contarle a sus amistades lo feliz que es.

Cuando por fin de el “sí” definitivo, le gustaría tener algunos hijos, para darles todo su afecto y comprensión. Cuando llegue a la vejez y sea abuela, sus nietos no podrás dejar de quererla, ya que sencillamente es muy dulce. Y no es que quiera ser dulce, sucede que las mujeres Venado son así de forma natural.

 

Las Amistades de los Venado en el Horoscopo Maya

 Si bien se llevan bastante bien con todos los signos sin problemas demasiado puntuales, sus mejores amistades las forjará con los Tortuga, que le harán reconocer la realidad y lo aconsejarán de forma prudente, con los Mono o gorila, quienes los divertirán durante horas, y con los Serpiente, compartiendo pensamientos e ideas de hermosas utopías.


Toda su vida la viven como una novela romántica. Es que para los asuntos del corazón, los Venado son idealistas. Si se llegan a enamorar sinceramente, es probable que jamás olviden a este ser que les quitó la razón. Todo será como en una película, y pasarán cada día al siguiente capítulo con nuevas intrigas.

No hay que tratar de cambiar esto, porque no va a suceder; ellos son como son y en el fondo les gusta ser así. De cualquier forma, tienen que darse cuenta de que la nube en la que están los entorpece; ser menos pretenciosos y ver las cosas de una forma más positiva. Ese galán o heroína de telenovela puede que no llegue jamás, y al estar tan dispersos en sus fantasías pasen mucho tiempo sin nadie a su lado como pareja.

Lo cierto es que a su lado están esas potenciales personas especiales, pero los Venados no las ven, o al menos no las ven de esa forma.

Poniendo tan solo un poco más de ojo sobre la situación, se toparán de frente con cada pretendiente. Quizá no sean dioses del Olimpo como ellos desearían, pero tendrán mucho más para dar de lo que piensan.

Trabajo y los Venado en el Horoscopo Maya

Los siguientes trabajos son los que mejor les vienen: músicos, artistas plásticos, escritores y poetas, cineastas, bailarines, pintores, fotógrafos, etc.

Esto se debe a que son artistas de nacimiento y su desempeño en cualquiera de estas áreas será notable. Cual sea el trabajo que escojan, pondrán un poco de su magia creativa especial, para cortar un poco con lo rutinario. Sus hábitos son algo que en general soportan pero que no desean, así que crearán diferentes situaciones en su trabajo para que sucedan cosas nuevas y haya algo de qué hablar luego.